Wednesday, September 11, 2013


Verás, es fácil decir un "no" a lo que pretende ser el juego de unos tontos, la nicotina que necesitan los adictos para tranquilizar sus venas, en otras palabras, a ver, cómo te lo explico? Si no fuera martes, ese día de "ni te cases ni te embarques", te lo contaría todo: el taxi que nunca llegó para hacer realidad aquella cita tan deseada, el reloj pulsera que se hallaba atrasado media hora, justo el día cuando quedamos de encontrarnos frente al Cine Doble y apenas llegué cuando ya sus amigas le habían convencido de no seguir esperando a quien nunca podía llegar.

Era así, casi todo, entre nosotros, el infortunio hacía de las suyas y nunca de las nuestras, mientras tanto, el corazón ardía por mejores experiencias y yo rogaba como ingenuo quijote penitente, que el péndulo tornase todo a mi favor. "No creas en el azar- me decía ella, con mirada a quemarropa de sus grandes y vivaces ojos de bailarina árabe- todo se genera por nuestras propias inclinaciones y prioridades". Como contradecirla, si las citas tronchadas aumentaban y no tenía manera de evitarlas.

Es fácil decir aquí, ahora mismo: solo son recuerdos, eran otros tiempos, nada es nada. Mentira! Cernuda, pone los puntos sobre las ies, al decir con aplomo: «olvido de ti, sí, más no ignorancia tuya, puedo olvidar, pero no ignorar».

Ahora, releo un poemita simple de Luis Alberto Cuenca, el buen hombre sugiere cuan tonto es hablar de olvidos, si todavía el corazón tirita de recuerdos, si a la sola mención de ese nombre, la taquicardia aflora. Te lo digo, hay casos y cosas, hay amores y olvidos, hay de todo, como es normal, pero vaya que vivimos historias que vuelven y regresan como fantasmas, sobre todo cada vez que la nostalgia  viene a perturbar la quietud de un adulto responsable, supuestamente vacunado ya de ilusiones, encanecido de frivolidades, retirado de la palestra amatoria y demás calistenias similares.

Vamos, díselo tú, Luis Alberto Cuenca, que yo no no puedo.

JULIA
Luis Alberto de Cuenca

"Mientras haya ciudades, iglesias y mercados,
y traidores, y leyes injustas, y banderas;
mientras los ríos sigan vertiendo su basura
en el mar y los vientos soplen en las montañas;
mientras caiga la nieve y los pájaros vuelen,
y el sol salga y se ponga, y los hombres se maten;
mientras alguien regrese, derrotado, a su cuarto
y dibuje en el aire la V de la victoria;
mientras vivan el odio, la amistad y el asombro,
y se rompa la tierra para que crezca el trigo;
mientras tú y yo busquemos el medio de
encontrarnos
y nuestro encuentro sea poco más que silencio,
yo te estaré queriendo, vida mía, en la sombra,
mientras mi pecho aliente, mientras mi voz alcance
la estela de tu fuga, mientras la despedida
de este amor se prolongue por las calles del tiempo."
Like ·  · Promote · Share

Search

Popular Post

Blog Archive

Actualizaciones por Email

- Copyright © CANTARES -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -