Friday, September 06, 2013



"Corren malos tiempos para la lírica", decía Brecht, pero a manera de distracción es saludable entregarse a divagaciones ingenuas, simple mecanismo de defensa ante palabras tan duras como "guerra, encuentro bélico, armas químicas". Dejadnos pretender el creer que todo va bien, como debiera ser. Leamos:


Te llamaré "La Rosa" entre todas las rosas.

"Una rosa es una rosa", sentenciaba Gertrude Stein, para no aventurar otra definición que quedase corta en el intento de definir esta flor. Desde que el amor es amor, hablando en términos humanos, ha debido existir una flor como la rosa, flor idónea para demostrar pasión, ternura y afecto por el ser amado.

Si partimos de la aseveración Cratiliana y griega que Borges emula en el Poema Golem, relacionando el nombre como "arquetipo de las cosas", podemos admitir que "en las letras de 'rosa' está la rosa", y el nombre de la rosa contiene, define y encierra exactamente lo que es la rosa.

"En las manos del alba vi la rosa. Huía de sí misma perseguida", dice Maira Delmar en su Soneto a la Rosa, queriendo explicar el carácter frágil y elusivo de la rosa, su tendencia a deshojarse o a secar sus pétalos en el momento mas inesperado.

"Todas las rosas son la misma rosa, amor, la única rosa Y todo queda contenido en ella,
breve imagen del mundo ." canta Juan Ramón Jiménez.

Pero vivimos otros tiempos. Las rosas cumplen una función de cumplido, se regalan con la misma frialdad con que un computador nos dice lo que deseamos y buscamos, al menos, eso parece decir Gonzalo Rojas:

"Ya no se dice oh rosa, ni
apenas rosa sino con vergüenza; ¿con vergüenza
a qué? ¿a exagerar
unos pétalos, la
hermosura de unos pétalos?"

Pero, no todo está perdido, o mejor dicho no mueren del todo las cosas, los poetas siguen escribiendo poemas y estrofas y todavía hay quien elija la rosa para convertirla en arquetipo de sus ensoñaciones o para definir la crueldad del desamor hirviendo en fuego sus sentimientos.

Como nos cuenta Pedro Salinas, es inútil negar que la rosa encierra todo cuanto el amor tiene de frágil y pretencioso, pero también de ilusorio y posesivo, sobre todo si uno ofrenda su cuerpo en flor para fusionarlo al de ese otro a quien queremos convertir en extensión y parte de nuestro propio yo.

LA ROSA PURA
(Pedro Salinas, de La Voz Debida"

"La rosa, La rosa pura.
Quiero mandarte la pura rosa.
La que no tiene símbolo ni signo.
La que no pese
porque recuerda un recuerdo. 
La que no cante
porque se cogió con el gozo.
La que no tenga fecha,
fecha de hombre, fecha de número,
fecha de mundo: 
La que sea su nacimiento puro
sucediendo a su mismo capullo.
La que no diga: “Me quieres”, ni: “Te quiero.”
La que diga tan sólo: “Soy mis pétalos,
mi color, mi forma, soy la rosa pura. Tómame.” 
La que no pida
que te la pongas en el pecho.
La que se contente con el encuentro
de su color y tus ojos,
de tu mirada, un instante. 
Con el contacto
de su materia y tu vida: tu mano, un instante.
La que te deje vivir
sin rosas, si tú no quieres
tener la rosa en tu vida. "


Dibujo: " La Rosa", http://jorgegomezcreatividad.blogspot.com/2010_10_01_archive.html

Search

Popular Post

Blog Archive

Actualizaciones por Email

- Copyright © CANTARES -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -