Monday, September 16, 2013


Podemos alardear de nuestro saber: citas, fechas, acontecimientos, datos, ciencia, números y estadísticas. Podemos mostrar el prodigio de nuestra memoria y recitar de palmo a palmo la Biblia o el Corán. Podemos ufanarnos de la sabiduría adquirida, libros leídos, conocimiento de teorías, leyes, dominio de hipótesis, cálculo y análisis de criterio.

Sin embargo, nos desplazamos por la vida a cuentagotas, sentimos que avanzamos a tientas, que nos atenazan tantas preguntas e interrogantes de las cuales carecemos de respuesta. Los llamados hombres sabios alzan el báculo (no me refiero al hueso peneano) y sentencian que no todo es dable conocerlo, ni todo nos fue revelado y mucho falta por saber y descubrir sobre nosotros mismos, mas allá de la caverna y el altar, mas allá del creer o no creer, del ser y el no ser.

Seguimos a tientas, aguijoneados por la duda, escrutando en la señal definitiva, de la cual nos habla la poeta:

NADA SABEMOS

Nunca sabremos si los engañados
son los sentidos o los sentimientos,
si viaja el tren o viajan nuestras ganas,
si las ciudades cambian de lugar
o si todas las casas son la misma.
Nunca sabremos si quien nos espera
es quien debe esperarnos, ni tampoco
a quién tenemos que aguardar en medio
del frío de un andén. Nada sabemos.
Avanzamos a tientas y dudamos
si esto que se parece a la alegría
es sólo la señal definitiva
de que hemos vuelto a equivocarnos.

Amalia Bautista

Search

Popular Post

Blog Archive

Actualizaciones por Email

- Copyright © CANTARES -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -