Tuesday, March 19, 2013


Te amo, te amo, lo repito, así de simple. 
Como la enredadera ama tejer 
sus hojas en la roca 
y procura ocultar en ella
la vulnerabilidad de sus raíces.
Te amo y te necesito, 
como el todo necesita de la nada
a fin de hacer un dúo de validez indivisible
a la hora de medir el más y el menos.

Te amo, y ya no pesa esa palabra
entre los labios.
Ya puedo refugiarme en sus enigmas
sin peros en la lengua.
Sin presentir victima ni victimario,
sin guardarme el as de las excusas
bajo el brazo.
Sin ese punto final listo a estamparse,
ante el menor parpadeo de la hoja en blanco,

Te amo, así de simple.
Con un amor tan limpio y sereno
como el cielo de la madrugada.
Con un amor que suele ser jaque mate y capicúa:
Jaque a la torpeza, jaque a la soberbia.
Capicúa para dominar de ambos lados
la voluntad y el deseo,
para ecualizar los temores
con la certidumbre del afecto,
para sostener la palabra futuro entre los dedos,
para llevar el sustantivo perdón como venda de los ojos
para crecer y reproducirse sin el "ya veremos"
de los que claudican,
sin las perturbaciones del ego,
sin sus miserias y caprichos.

Te amo, y ya no pesa esa palabra
entre los labios.

2 Responses so far.

  1. Celeste! says:

    hermosísimo.
    inadjetivable.

  2. Gracias Celeste, por acompañarme en la aventura de escribir. Abrazos.

Search

Popular Post

Blog Archive

Actualizaciones por Email

- Copyright © CANTARES -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -