Wednesday, March 20, 2013



Borges  achacaba cierta fatalidad a los espejos. Al quedar ciego, se liberó un tanto del hechizo directo del azogue, pero no del alcance de la memoria que reivindicaba esos dantescos efluvios y recuerdos entre brumas y sombras del iris apagado.

Para Lacan,  el espejo es símbolo entre todos los símbolos, se inventa la teoría del espejo para explicarnos la realidad de que "el ser humano se va a estructurar en la mirada del otro y nosotros somos lo que somos porque fuimos mirados de una determinada manera, tocados de otra manera y entendieron nuestro mensaje." Que desde desde la mirada al espejo se delinea el yo, la madre es el primer espejo, los espejos conducen al arquetipo de la voluntad, al reconocimiento volátil o intrínseco del ser y otras disquisiciones más.

El Narciso de la leyenda desconocía la existencia del espejo, de haberlo conocido su historia fuese menos impactante, porque probablemente hubiese salvado la vida.

Alicia en el país de las maravillas da cuenta de la peligrosidad de los espejos cuando uno de ellos la engulle, lo mismo con la bruja mala del cuento de Blancanieves con aquel espejito mágico y hablador que al final se convirtió en su némesis

De las baratijas que los españoles conquistadores ofrecían a los indígenas para trocarlas por oro, los espejos eran los más apreciados, afirmación que niegan algunos estudiosos de los indígenas quienes afirman que al menos los Mayas, "conocían el espejo y hay pruebas testimoniales que desmienten la teoría española según la cual gracias a los espejos y al temor a su imagen reflejada en ellos, los indios americanos se rendían."

En fin, desde que bajo proceso secreto los venecianos en Murano hacia el año 1507, inventaron el espejo, mucho ha llovido desde entonces, mucho se le ha atribuido a este vidrio azogado, mucho de superstición y fetiche, mucho de simbología y misterio.

Entre poetas, el espejo es imán que atrae musas de inspiración, metáfora intentada en innumerables juegos verbales, en ditirambos soñadores, en frases grandilocuentes, en poemas mediocres y olvidables y en otros poemas luminosos pertenecientes ya al canon.

Leamos una sencilla muestra:

"No sé cuál es la cara que me mira cuando miro la cara del espejo". Borges.

"Todo aquel que atraviesa el corredor del Miedo/llega fatalmente al Último Espejo". Leopoldo Maria Panero.

"Frente a los juegos fatuos del espejo/ mi ser es pira y es ceniza". Octavio Paz.

"Miedo de ser dos/ camino del espejo..." Pizarnik.

"Cuando el palacio de la noche/ encienda su hermosura/ pulsaremos los espejos/ hasta que nuestro rostros canten como ídolos".
Pizarnik.

"El amor es este viaje inútil, pero muy suave,/ al otro lado del espejo". Pizarnik.

"El mundo tiene cándida/ profundidad de espejo". Jorge Guillén.

"Amar es perderse en el tiempo, ser espejo entre espejos. " Octavio Paz.

"Ya el tiempo es sólo el espejo/ donde te sueño". Luis Rosales.

"No sé, siempre es así, tu voz me llega como el aire de Marzo en un espejo". Luis Rosales.

"El espejo que soy me deshabita: un caer en mí mismo inacabable". Octavio Paz.

"Y en el espejo una mañana / reconoció el viajero su secreto fantasma..." Josefina Pla.

Search

Popular Post

Blog Archive

Actualizaciones por Email

- Copyright © CANTARES -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -