Friday, November 30, 2012



La realidad es simple: la vida no es una sola línea recta, sino un zig zag impredecible. Sobrevivimos, sí, unas veces "verso a verso", (tal como gritaba el poeta en aquel otro lugar "donde los bosques se cubren de pinos), es decir, sobrevivimos con las pequeñas alegrías, el amor que nos hace fuertes, el regocijo de sabernos vivos y hacer lo que mejor nos place. 

Pero otras veces, la vida se nos presenta como una lucha, contrincante con el que nos enfrentamos "golpe a golpe": en los sueños fallidos, el temor, la mezquindad de muchos, el puñal que nos clavan por la espalda, el abuso de poder, la fragilidad de la vida, y sobre todo el dolor. Dolor de muerte, dolor en el cuerpo, el que se nos vuelve inservible cada día que pasa por las enfermedades y el stress, dolor por dolor, aflicción tras aflicción.

Charles Bukovski, poeta norteamericano, poetiza sobre ese dolor, lo nombra, lo alude, lo cita.  Aunque evitemos extasiarnos demasiado en ese dolor a fin de nos postrarnos ante sus fauces ni rendirle culto, reconocemos sus fantasmas, vivimos con ellos, los identificamos, urge llamarlos por su nombre y hacer inventario de sus aguijones, aquí, ahora, junto al poeta.


EL PADECIMIENTO CONTINUO

por todas las avenidas
la gente siente dolor,
siente dolor cuando duerme, cuando
despierta;
incluso los edificios sienten dolor,
los puentes,
las flores sienten dolor
y no hay nada
que vaya a librarnos;
el dolor se asienta, el dolor flota, el dolor
espera,
el dolor está ahí.

la música es mala
y el amor
y el guión

ahora en esta casa
mientras escribo esto a máquina

o mientras lees esto
ahora en tu casa.

(Charles Bukowski, El padecimiento continuo, Madrid, Visor, 2011)

Search

Popular Post

Blog Archive

Actualizaciones por Email

- Copyright © CANTARES -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -