Tuesday, May 01, 2012




Decir New York es decir excesos. En lo cosmopolita, en la orgía de frivolidades, en el vértigo que producen sus rascacielos que parecen amenazar y agredir cuando uno pasa bajo sus dominios. Causa admiración el que una mujer sea el símbolo que identifica esta ciudad, aunque la idea provino de Francia, mujer que permanece petrificada frente al mar, esperando nuevos vientos y anunciando nuevas promesas.


Los newyorkinos son ególatras por naturaleza, ellos se consideran lo mejor, se promocionan, se autoadulan. Asi lo hace Lady Gaga, por ejemplo: " I don’t like Los Angeles. The people are awful and terribly shallow, and everybody wants to be famous but nobody wants to play the game. I’m from New York. I will kill to get what I need. -"


Yo, que viví algunos años en la ciudad puedo afirmar que el mundo se aprende a ver de una manera muy diferente después que se visita por primera vez a New York. Hay un antes y un después de New York.


Borges, no sé si de manera diplomática, afirmó a un entrevistador norteamericano que le gustaba NewYork, pues la ciudad tenía todo lo que él había creado en sus historias laberínticas y babelianas.


No todos alaban y enzalzan a New York. No todos. Por cada nota de Sinatra loando a la ciudad, aparecen muchas otras notas discordantes que fustigan la vida newyorkina, la basura, el caos, las viviendas en mal estado, la vejez de sus trenes, las ratas, la sensación de ahogo al vivir en sus barrios, el mal humor de los habitantes afectados en su mayoría de insomnio.


Lorca, llegaba a New York cuando ocurría el crack en la bolsa de valores. Sorprende leerlo de nuevo y ver cómo sus versos pueden aplicarsele un ángulo estremecedoramente profético al New York después del ataque a sus torres gemelas.


DANZA DE LA MUERTE (Lorca, fragmentos)


"No es extraño este sitio para la danza, yo lo digo.
El mascarón bailará entre columnas de sangre y de números,
entre huracanes de oro y gemidos de obreros parados
que aullarán, noche oscura, por tu tiempo sin luces,
¡oh salvaje Norteamérica! ¡oh impúdica! ¡oh salvaje,
tendida en la frontera de la nieve!


El mascarón. ¡Mirad el mascarón!
¡Qué ola de fango y luciérnaga sobre Nueva York!"
....................................................................................
"Pero no son los muertos los que bailan,
estoy seguro.
Los muertos están embebidos, devorando sus propias manos.
Son los otros los que bailan con el mascarón y su vihuela;
son los otros, los borrachos de plata, los hombres fríos,
los que crecen en el cruce de los muslos y llamas duras,
los que buscan la lombriz en el paisaje de las escaleras,
los que beben en el banco lágrimas de niña muerta
o los que comen por las esquinas diminutas pirámides del alba."
.................................................................................
"Que ya las cobras silbarán por los últimos pisos,
que ya las ortigas estremecerán patios y terrazas,
que ya la Bolsa será una pirámide de musgo,
que ya vendrán lianas después de los fusiles
y muy pronto, muy pronto, muy pronto.
¡Ay, Wall Street!


El mascarón. ¡Mirad el mascarón!
¡Cómo escupe veneno de bosque
por la angustia imperfecta de Nueva York!"

Search

Popular Post

Blog Archive

Actualizaciones por Email

- Copyright © CANTARES -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -