Wednesday, April 11, 2012



"La esperanza, es la única cosa más fuerte que el miedo.  Un poco de esperanza es efectiva, mucha es peligrosa."  Hunter Games movie.

"En cuanto a falsas esperanzas, no hay tal cosa. Sólo esperanza, o ausencia de esperanza, nada más." (Patti Davis).


¿Cómo se lidia con la nostalgia?  ¿Cómo?   ¿Con aditamentos inútiles o vias de escape harto conocidas:  alcohol, sexo, alucinógenos?  ¿Con tretas psicológicas, (negarnos a la realidad que vivimos), con simples mecanismos de defensa ("no vale la pena que me sienta triste, de donde vengo las cosas son peores.") y hasta con el suicidio?

Cómo es la nostalgia en el corazón del exiliado, en el de un preso, en el de un soldado que ametralla en tierras bárbaras. 

Cómo siente nostalgia un extranjero, un Judas, un Caín fratricida, una prostituta, un pistolero desalmado, un informante, un espía, un banquero agiotista, un congresista demagogo, las Marilyn Monroes de todas las edades, un intelectual de la misma talla de Walter Benjamín o Nietzche.

Sencillo, como todos. 

En realidad, todos somos extranjeros, nos cuenta la Biblia, sobrevivimos a duras penas en un planeta  que nos fue dado como castigo después que fuimos expulsados del Edén.

La nostalgia está conectada con la falta de esperanza:  aquello que no tenemos, lo que ya no podemos ver ni tocar, aquello que fue nuestro y no nos pertenece.  

Nostalgia es ausencia, y  a veces la ausencia, nos dice Gustavo Caso Rosendi, “es una sirena que canta”.


BOLERO DEL NÁUFRAGO
 
A veces la ausencia 
se nos instala en la orilla 
cargada de gestos facciones y nombres 
que ya no pueden juntarse 
 
Un pedazo de pan 
una lata vacía 
una carta trunca 
una birome agujereada 
restos de yerba 
una fotografía carcomida  
 
A veces la ausencia 
es una sirena que canta

Search

Popular Post

Blog Archive

Actualizaciones por Email

- Copyright © CANTARES -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -