Friday, April 20, 2012


Pocas instrucciones recibimos de pequeños que nos preparasen bien para enfrentar la aventura de la vida. Vivimos, o más bien, sobrevivimos, crecemos y ya adultos seguimos sintiéndonos tal como cuando nacimos: desnudos, desamparados, desprotegidos, peregrinos en un mundo al que no atinamos a entender del todo. Solo vemos, y como por un espejo siempre de vista al futuro, vislumbres de un mejor mañana que no llega.

Hasta hoy... qué soy, quienes somos. Las preguntas pueden seguir sin respuestas, porque la vida no se detiene, los retos se acumulan y no hay tiempo para detenerse a llorar por "lo que pudo haber sido y no fue". Algo debe defenderse, sin embargo: Nos hemos equivocado en las cosas que más hemos querido.

Y si es así, podemos afirmar solemnemente tal cual reza este poema de Luis Rosales:

“Autobiografía”

“Como el náufrago metódico que contase las olas
que faltan para morir,
y las contase, y las volviese a contar, para evitar
errores, hasta la última,
hasta aquella que tiene la estatura de un niño
y le besa y le cubre la frente,
así he vivido yo con una vaga prudencia
de caballo de cartón en el baño,
sabiendo que jamás me he equivocado en nada,
sino en las cosas que yo más quería”

(Luis Rosales)

Search

Popular Post

Blog Archive

Actualizaciones por Email

- Copyright © CANTARES -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -