Wednesday, April 25, 2012

Podemos ejercitarnos en el arte de vivir para rememorar tiempos idos. Podemos emplear el presente no para vivirlo, sino para quejarnos por lo que no tenemos, para recordarnos continuamente que 'cualquier tiempo pasado fue mejor'.

Podemos pedirle a la vida que nos regrese a otro tiempo, a otro lugar, a otra estación, a otra ciudad, a otro cielo, a otro amor, a otra luna, a otro recuerdo. Podemos vivir de logros pasados y dormirnos en las redes del tiempo, sujetos a lo que fuimos y ya no somos ni podremos ser.

Podemos permanecer atados a culpas pasadas, culpándonos por errores cometidos que no podremos remediar. Podemos negarnos a crecer y evolucionar con la vida. Podemos congelar el tiempo a nuestro gusto y convertirnos en zombies casi totalmente ajenos a la realidad prsente.

O bien podemos encarar el presente y vivir de cara al futuro, confiados en la esperanza de un mundo más humano y hermoso para todos.

Por supuesto, la elección es nuestra, tal como nos explica el antipoeta por excelencia, Don Nicanor Parra.

Último brindis.
(Nicanor Parra)

Lo queramos o no
Sólo tenemos tres alternativas:
El ayer, el presente y el mañana.

Y ni siquiera tres
Porque como dice el filósofo
El ayer es ayer
Nos pertenece sólo en el recuerdo:
A la rosa que ya se deshojó
No se le puede sacar otro pétalo.

Las cartas por jugar
Son solamente dos:
El presente y el día de mañana.

Y ni siquiera dos
Porque es un hecho bien establecido
Que el presente no existe
Sino en la medida en que se hace pasado
Y ya pasó...
Como la juventud.

En resumidas cuentas
Sólo nos va quedando el mañana:
Yo levanto mi copa
Por ese día que no llega nunca
Pero que es lo único
De lo que realmente disponemos.

Search

Popular Post

Blog Archive

Actualizaciones por Email

- Copyright © CANTARES -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -