Sunday, August 22, 2010



“Babel, desnuda, / palpa, toca, roza, empuja, oprime: / sus manos son las palabras de un mudo / que en el terror del silencio / sabe que hay un secreto”. Cristina Peri Rossi.


Allá arriba, en lo alto, todo el cosmos parece un ojo infinito que mira omnisciente: mirada del todo incomprensible. “En lo alto, allá en la inmensa bóveda que asoma por encima de nuestras cabezas, reside  la razón de lo que somos y seremos’, reza una oración judía, encontrada en un manuscrito cerca del monte Ararat.

Minoru Yamasaki, el arquitecto que diseñó las Torres Gemelas de Nueva York, padecía de acrofobia, tenía miedo a las alturas. La acrofobia con el correr de los años se ha expandido a otros terrenos: El acrofobo trata de adaptarse a un mundo en donde caer puede significar un daño considerable, o una lucha permanente por mantener el balance entre realidad e imaginación. Minoru Yamasaki consideraba errado el concepto arquitectónico europeo basado en grandeur, en elementos de misticismo y poder, donde cada estructura construida debe representar un monumento a lo viril de nuestra sociedad. Decía: “El propósito de la arquitectura es crear una atmósfera en la cual el hombre pueda vivir, trabajar y disfrutar al mismo tiempo.”(1) Al construir los Twins Towers, Yamasaki aplicó lo pragmático por encima de lo místico y simbólico, justificó su decisión argumentando:  “El World Trade Center representa la creencia del hombre en su humanidad, su necesidad por dignidad individual, su creencia en la cooperación de los hombres, y a través de esa cooperación, su habilidad para encontrar grandeza” (2).

 "Allá en lo alto, miles de luces (¿o de ojos?) nos contemplan,  ordenan causalidades,   codifican enigmas," dicen los astrólogos y también algunos astrónomos. Antes que Einsten, el principio físico de Mach vino a establecer que “un Universo desprovisto de estrellas carecería de una estructura espacio-tiempo con respecto a la cual la Tierra pudiera girar”. Ese principio continua siendo la piedra de toque para cosmólogos y físicos.  La primera vez, refiere la Biblia, que el hombre intentó edificar un rascacielos con fines de igualarse a Dios, el hombre deja de hablar una sola lengua, se desencadena el caos y la confusión en las criaturas babelianas. Por cierto, algún rabino sostuvo en cierto momento, su nombre no lo recuerdo bien, que el poliglota es un antibabeliano por antonomasia: quien busca contraponer los límites impuestos por la maldición divina. Carlos Freire, profesor brasileño, considerado por la universidad de Cambridge, uno de los dos mil eruditos del Siglo XXI, domina más de cien lenguas. Paradójicamente, éste decidió nombrar “Babel de Poemas”, a uno de sus últimos libros, consistente en la traducción al portugués de un grupo de poesías en sesenta idiomas. La edición fue modesta, a varias editoriales les interesó el proyecto pero se arrepintieron de la impresión, por problemas técnicos: lenguas exóticas, alfabetos diferentes, necesidades de crear signos diacríticos y símbolos múltiples, todo lo cual haría poco rentable la edición del libro. (¿La maldición de Babel?, preguntaría el rabino). El poliglota no cede a las pulsiones de los fonemas, los fonemas son sus pulsiones. Freire al igual que Borges, cree que leer los clásicos en su idioma original representa una ventaja, es mayor el placer estético y la posibilidad de captar el significado de la obra leída. Freire juzga a la lengua china de extremadamente concisa, no tiene géneros, ni números gramaticales, y el verbo (Oh, el verbo) no se conjuga. Para teólogos el verbo, el Logos, es Dios quien existe y es desde el principio de todas las cosas y ese verbo, Dios mismo, debió ser conjugado, hacerse carne, porque, entre otras cosas, la Divinidad deseaba identificarse de primera mano con los padecimientos y aguijones de la especie humana, para comprenderlo, redimirlo, justificarlo, santificarlo.

Allá en lo alto. Siempre en lo alto. La razón de lo que somos y seremos”, reza un niño ciego arrodillado en el séptimo banco de La Sinagoga Dohány, construida en un estilo morisco con pinceladas del bizantino, edl romántico y el gótico.  Dios habló con Moisés desde el Monte Horeb en medio de la zarza ardiendo. En el monte Sinaí, Moisés recibió unas tablas de piedras escritas por Dios mismo, únicas palabras de la Biblia donde no intervienen manos humanas. Cristo murió en el monte Calvario. Se transfiguró ante sus discípulos en un monte. El más famoso sermón escrito jamás, el de las hermosas bienaventuranzas, es llamado “Sermón del Monte". David, el hijo de Isaí, clamó en un empuje decidido: “Alzaré mis ojos a los montes…de donde vendrá mi socorro… ¿Las alturas como súmmum de lo divino? ¿Horizonte de ojos infinitos, anfiteatro de todas las posibilidades imaginadas, y las que no?

El arquitecto Yamasaki murió en el 1986, sin imaginar que cinco años después, esas mismas torres construidas por él con estricto principio estético, sin afán místico ni simbólico, quedarían convertidas en nada, en caos y confusión. Antes del caos, un campesino tercermundista, oriundo de una villa donde todavía no ha llegado la electricidad, subió al mirador de las torres gemelas. Era una noche veraniega de un junio cualquiera. Desde ahí, el campesino contempló absorto la inmensa ciudad, los rascacielos luminosos, la ciudad que nunca duerme, como nunca duerme Dios: la gran New York.  Luego alzó la mirada hacia el cielo, el mismo cielo que alumbra los cafetales de su campiña.  Cielo  intenso en su esplendor, regio. Y ese cielo le pareció un espectáculo mucho más imponente que el  panorama de abajo. Ante ese cielo se sintió pequeño, ínfimo, allá en lo alto, por encima de su cabeza, la mía y la tuya. Allá arriba, más arriba, mucho más.

-----------------------------------------------


   1. Paul Heyer, Architects on Architecture: New Directions in America (New York: Walker & Co., 1966), p. 194-195; The Shaping of Seattle Architecture, A Historical Guide to the Architect ed. by Jeffrey Ochsner (Seattle: University of Washington.
   2. Minoru Yamasaki, in Paul Heyer, Architects on Architecture: New Directions in America

Search

Popular Post

Blog Archive

Actualizaciones por Email

- Copyright © CANTARES -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -