Sunday, February 14, 2010














El amor es lo que mejor define y más se parece a los humanos...
Allí metemos en un solo saco, el desamparo, la tristeza que arrastramos desde niños, la desconfianza, el miedo, la inseguridad, pero también la ternura, la entrega, la bondad, el deseo de negarnos al yo para conjugarnos en el otro, la resta y dispersion por la suma de las partes, por el logro de la totalidad.
De ahí su contradicción, de ahí la extrema pasión y la ambivalencia polarizada que genera. Pero sin esa fuerza del amor como ancla del vivir, somos la nada, somos entidades vacías, huérfanos irremediables.

No hay esperanza fuera del amor.
No habría consuelo, ni tendríamos alma reconocible.

Sin esa verdad del amor atemperándonos los días tendríamos que amarrarnos una piedra al cuello y hundirnos en el mar, a fin de ocultar nuestra vergüenza. El amor es la iliída que nos salva de la intrascendencia, la odisea que se escribe con sangre y no con odio. El alfa o emoción primera, y también la última o el omega.  El único espejo donde podemos mirar el rostro de Dios.

Sin el amor el infierno.
Sin el amor: la desnudez, la sombra, la herida siempre abierta que nunca sanará.

Search

Popular Post

Blog Archive

Actualizaciones por Email

- Copyright © CANTARES -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -