Monday, October 12, 2009

"Una llamada perdida, luego un mensaje de texto caluroso".
No.  La esperanza no es una palabra vana.  Aunque algo detiene el momento definitivo, algo retarda el apretón de manos, el abrazo bienhechor, también ronda la buena inquietud, el presentimiento de un climax positivo y memorable que se acerca.

Este otro día, pasa y tu nombre surge entre todas las cosas pequeñas, triviales y trascendentes.  Es así de hermosa la esperanza:  teje el misterio, crea la buenaventura,  retarda lo hermoso para el momento justo, el instante preciso, el día necesario.

Sin verte aún, ya soy feliz.  Sin verte, tu sonrisa ha ganado ya la partida sobre temores y sueños.

En el celular, leo y releo tu mensaje como un código secreto de luz, una manera de hacer dichoso este otro día, de tender el puente que ha de conducir al destino que nos aguarda:   Un encuentro sencillo, breve, limpio, puro, virginal como tu nombre, pero eterno.

Search

Popular Post

Blog Archive

Actualizaciones por Email

- Copyright © CANTARES -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -