Sunday, March 08, 2009




No es la aguja, es el hilo del dolor el que cruza, cose,
sutura y cierra lo que jamás será piel o tela virgen.

No es el águila, son sus alas, las que vuelan al cielo alto
donde la carroña no puede llegar con olor a muerte y podredumbre.

No es la balanza la que pesa, es el balance de los años
vividos en vano, el amor hecho carnaval para difuntos,
la bondad disfrazada de mortaja.

No es el grito, es la vena aorta que busca escapar a su destino
de conducto aprisionado.

No es el odio. Es la sangre que no fluye y se hace azul
de tanto ser tentada por el ego.

No es la muerte, es el silencio de los culpables,
el miedo a los ojos huecos, el pelotón de fusilamiento
en el cementerio de la plaza sésamo, el panegírico
de las flores, el primer puñado de tierra
sobre el ataud, la cruz abandonada a su suerte y a la herradumbre.

No es la lágrima, es la mano cerrada,
que oculta huellas digitales de otro paralelo,
los ojos que no saben distinguir entre cobardia
y heroísmo, entre niebla y lontananza.


No sé.
Nunca he sabido.
Ni lo sospecho, ni lo entiendo.
Pero sé de abismos en la montaña
donde DEAMBULAN fantasmas
con el corazon atravesado
por estacas de odio,
atajados por angeles de luz.

Search

Popular Post

Blog Archive

Actualizaciones por Email

- Copyright © CANTARES -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -